cms
blog

¿Cómo elegir un pescado fresco? En Restaurante Duque te damos las claves

¿Cómo elegir un pescado fresco? En Restaurante Duque te damos las claves

Comprar pescado es un arte que se transmitía de generación en generación. Hay unas reglas básicas que nos pueden ayudar a la hora de escoger, aunque lo mejor es comprar en una pescadería de confianza y te dejes aconsejar bien. En Restaurante Duque siempre respetamos unas reglas básicas para garantizar la máxima calidad de los productos que compramos.

Es importante respetar la temporada. Los peces son como las frutas y verduras, hay temporadas en las que son más fáciles de encontrar o están en su momento óptimo de recogida. Aunque se pueden encontrar todo tipo de pescados congelados o de crianza, la mejor manera de obtener lo mejor por menos dinero es comprar cada pescado en su temporada.

En la pescadería, los peces deben estar siempre sobre una superficie inclinada y cubierta de hielo, que debe renovarse periódicamente. Es mejor si no ves adornos como col, perejil u objetos de plástico, ya que éstos pueden retener las impurezas o gérmenes de la superficie de los peces y provocar un deterioro más rápido. En general, hay una serie de zonas que te indicarán el grado de frescura del pescado: los ojos deben ser brillantes, transparentes y algo saltones, con las pupilas de color negro brillante; las agallas de color rojo vivo o rosa (dependiendo de la especie), y la piel resbaladiza, tersa y reluciente.

Los órganos internos y la sangre deben estar brillantes, y el color de la carne variará según la especie, pero será siempre lisa, firme y elástica. Naturalmente, en estas reglas hay matices: el hecho de que un pescado no tenga las pupilas brillantes no significa que esté malo, pero si son algo opacas querrá decir que no es tan fresco como os intenta vender el pescadero. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de establecer un precio.


En cuanto al olor, debe oler a mar o a agua dulce (dependiendo de donde provenga), pero siempre desechadlo si despide un cierto olor a amoníaco: es una prueba irrefutable de que el pescado se ha conservado mal o durante demasiados días.

Con todos estos consejos, seguro que te llevarás un pescado fresco a tu casa, que cocinado con una de tus recetas, estará riquísimo. Y también puedes pasar a probar a Casa Duque alguna de nuestras propuestas. Lomos de merluza con gambas y gulas, Rape con langostinos a la americana, Salmón al horno, Bacalao con salsa de almendras, nuestra clásica Merluza a la cazuela… platos que te dejarán con un estupendo sabor de boca.


COMENTARIOS:

 


 

Escribe tu comentario

Categorias: