cms
blog

San Frutos, patrón de Segovia

San Frutos, patrón de Segovia

Cada 25 de octubre Segovia se viste de gala para celebrar la festividad de su patrón, San Frutos. El programa de actos contempla actividades para todos los gustos entre el 24 y el 26 de octubre.

El 24 de octubre la investigadora Ester Maganto impartirá una conferencia sobre indumentaria tradicional, a las 19.00 horas en la Real Academia de San Quirce. Después, el Nuevo Mester de Juglaría pondrá la nota musical a las 21.45 en la Plaza Mayor. Una hora después, las dulzainas de la Escuela de Segovia guiarán a los segovianos a la puerta de la Catedral donde el Santo Eremita, como se conoce a San Frutos, volverá a hacer el milagro del Paso de la Hoja del Libro de la Vida, como manda la tradición. Son muchos los segovianos y turistas que se congregan en ese punto para contemplar el milagro cada año. Posteriormente, la Asociación de Cocineros ofrecerá las Sopas del Santo cuya recaudación irá destinada a la Plataforma en defensa de los menores con discapacidad integrada por la asociaciones Aspace, Autismo y Down.

El día grande, el 25 de octubre, los segovianos se reúnen en la Catedral, a las 12.00 de la mañana, para cantar el Villancico en honor al santo, compuesto por Antonio Hidalgo en 1874. Después, en la Plaza Mayor, concierto de la Banda de la Unión Musical, nombramiento de Amigo de San Frutos y lectura del Romance del Santo Eremita. Por la tarde, a las 19.30 horas concierto-recital sobre textos de San Juan de la Cruz en el Convento de los Carmelitas Descalzos. Por la noche, a las 23.30, concierto de Celtas Cortos en el parque del Peñascal.

Las actividades festivas concluyen el 26 de octubre con la celebración del Día del Folklore que incluye pasacalles y exhibición de jotas desde la iglesia de San Millán a la Plaza Mayor, a las 12.00 horas.

Al patrón de Segovia se le conoce familiarmente como San Frutos Pajarero. Gran amante de las aves, Frutos nació en el año 642 en el seno de una familia adinerada. Cuenta la tradición que Frutos propuso a sus hermanos Valentín y Engracia un cambio radical de vida, vender sus bienes y dárselos a los pobres. Pasaron sus vidas en el río Duratón donde encontraron la soledad y serenidad que buscaban.
 


COMENTARIOS:

 


 

Escribe tu comentario

Categorias: